Si no fuera por las vacunas, cada año morirían 2,5 millones de personas a causa de enfermedades infecciosas. No es raro pensar, por tanto, que cuando leo sobre los últimos avances en vacunas contra la adicción, un escalofrío de optimismo recorra toda mi espalda…

(Artículo completo en Cuaderno de Cultura Científica)

Anuncios