Me imagino en un club bailando a golpe de sintetizador mientras un tío ronda alrededor de mis amigas. Probablemente, si se acerca demasiado, taparemos nuestras copas para evitar que el individuo en cuestión nos eche alguna cochinada. Nunca se sabe quién te acecha a altas horas de la noche ni con qué intenciones… De acuerdo, sé que la mayoría de las veces, las intenciones no irán más allá de un torpe y sórdido ligoteo; sin embargo, puede que exista alguna ocasión en la que una deba ser más cauta de lo habitual. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Desconfiar de todo aquel que se nos acerque? ¿Darle la espalda de forma descortés? ¿Hacer un repaso rápido para ver si estamos cumpliendo con todas las medidas antiviolación?: vamos a ver, te has puesto el sujetador SHE, la falda camuflaje, estás acompañada por tus amigas, … ¡Ajá! ¡Olvidaste pintarte las uñas!

Seguir leyendo en Naukas.

Anuncios