Hace unos días, mi sangre se convirtió en lava al leer un titular que decía: “La marihuana salva vidas”. Continué leyendo y constaté que… sí, algunas de las cosas que se decían en él eran ciertas. No obstante, el titular era absolutamente confuso, ¿no se podía haber utilizado otra manera de presentar la noticia? No es que yo sea una quisquillosa (que lo soy) sino que existen expresiones que, sin querer (o queriendo), pueden dan lugar a malas interpretaciones. Veamos un ejemplo de hace unos días…

(Artículo completo en Naukas)

Anuncios