Por eso vamos a movilizarnos, para conseguir que recaiga el mayor número de gente posible. Porque volver a probarlo es volver a quererlo. Y con una sola vez basta, la Recaída Cola Cao es inmediata.

Este fragmento forma parte del texto de la campaña publicitaria de Cola Cao de este año. ¿Veis? uno cambia el contexto y el significado da un giro de 180 grados. Y es que así funciona por lo visto la publicidad, utiliza la tragedia ajena para vender el producto que sea. Bueno, en realidad, así funciona todo lo vendible, sólo hay que ver las imágenes del telediario últimamente: cuanto más atroces, más audiencia.

Pero voy a centrarme en este caso. Cada vez que oigo de fondo el anuncio de mi bebida preferida pienso: ¡joder con el slogan de estos tíos! “Súmate a la recaída”, esto en el día a día de un adicto es como una patada en el estómago. Pensad que nosotros vamos a terapia cada día con el único objetivo de NO recaer, cualquier cosa que contradiga este mensaje, nos chirría en la última de nuestras entrañas.

Veamos, sin embargo, si es que somos un poco exagerados o realmente a los de Cola Cao se les ha ido la olla. ¿Qué significa recaer? ¿Realmente sus connotaciones son tan malas? Le preguntamos al diccionario on line Moliner y:

Recaer:

1 intr. Volver a caer, en sentido figurado. *Incurrir. Agravarse nuevamente un enfermo que ya estaba convaleciente. Reagravarse, reagudizarse. Recaída, recidiva. Volver a caer en vicios, errores o cosas semejantes. *Incurrir, *reincidir.

2 Ir a parar, ser adjudicada o ser atribuida cierta cosa a alguien determinado: “El premio ha recaído en quien menos lo merecía. La conversación recayó en el último suceso”. (“sobre“) *Dirigirse: “Las sospechas recayeron sobre el chófer”. *Afectar: “El nuevo impuesto recae sobre las clases más acomodadas”. (con referencia al *acento; “en, sobre”) Cargar.

3 (“a”) *Abrirse una ventana, balcón, etc., al sitio que se expresa: “Mi ventana recae al patio”. Dar . Conjug. como “caer”.

No sé vosotros pero yo creo que, en este caso, la marca de chocolate utiliza la primera opción para darle un giro que trata de ser sorprendente y enganchar al consumidor. No digo que no sea lícito, si a ellos les parece bien, pues adelante. Ahora bien, teniendo en cuenta que vivimos en una época en la que el lenguaje ha adquirido una importancia suprema a la hora de evitar la ofensa a los demás (véanse, por ejemplo, las famosas expresiones consideradas sexistas que empujan a la discriminación), me parece muy poco coherente que se nos machaque durante todo el verano con un anuncio en el que se hace una referencia clara a la recaída en el contexto del adicto… y para muestra un botón: Porque volver a probarlo es volver a quererlo. Y con una sola vez basta…

Pero no, en este caso, siempre que se lo comento a algún amigo “no adicto”, me dice: ¡venga ya, Oihana!, ¡qué exagerada eres! Bueno, quizá lo sea, pero es que cada vez que la tele grita ¡súmate a la recaída! recuerdo que hace 7 años yo estaba escapándome del centro de desintoxicación para ir a la gasolinera más cercana a comprar alcohol porque no podía soportar el mono. Llevaba ya más de cuatro meses sin tomar ningún tipo de droga y sí, señores de Cola Cao, “con una sola vez bastó”. Bastó para que mi cabeza se girara en la misma dirección que la de la niña de El Exorcista y no fuera capaz de volver a pensar en otra cosa que no fuera la droga. A punto estuve de no contarlo.


 

Para aquellos que no sepáis de lo que hablo, aquí tenéis el anuncio:

http://www.colacao.es/para-todos-cola-cao/recaida-cola-cao

recaida

 

Anuncios